top of page

“LA Ñ” UN CHIRINGUITO SIN MAR

28/03/2023 DONDE IR


Lo primero que me vino a la cabeza al ir por primera vez al restaurante español en Santa Cruz "La Ñ", es que me encontraba en un auténtico y genuino "chiringuito".


En España, un chiringuito es un establecimiento gastronómico a pie de playa, que ofrece comidas y bebidas, y que posee una terraza o área de mesas al aire libre para sus clientes.


Los chiringuitos se han popularizado por todas las costas de España y forman parte del imaginario popular de los habitantes de este país. Un chiringuito no es sinónimo de establecimiento de comida rápida o descuidada, todo lo contrario, hay chiringuitos que han obtenido premios importantes en las guías gastronómicas.



En Santa Cruz tenemos en plaza Italia un Chiringuito sin Mar y que desde hace un mes lo regenta un famoso finalista de MasterChef Bolivia, Pedro Bermejo conocido por Pedro "el maño", que se ha incorporado al proyecto gastronómico de cocina española como responsable general del mismo. Una apuesta segura de calidad y de buen hacer que ya demostró con creces en el famoso concurso televisivo.


En "La Ñ" parece que no pasa el tiempo. Encuentro el local al estilo chiringuito, acogedor, agradable en el exterior y desenfadadamente tosco; cada cosa en su lugar, con aquel punto de sabor a mar que caracteriza este tipo de locales. La barra, la parte interior y un comedor pequeño con aire acondicionado, imprescindible en esta tierra.



Hoy, no obstante, nos sentamos en este comedor privado o espacio pequeño más reservado para así estar más tranquilos.


El "maño" nos trae un platillo de alcachofas con virutas y tropezones de ibérico, también unos champiñones con una pizca de perejil, aceite de oliva y ajo.

Se nota que este sí es un producto de kilómetro cero, pues está presente la frescura del champiñón del Slam; increíbles, mientras tomamos la primera copa fría del verdejo de turno, me doy cuenta de que las alcachofas "gondolean" y no son de proximidad como los champiñones.


Seguimos con un salmorejo, veo que la cosa promete. Está muy bueno, pero le falta frío; por tanto, se queda a mitad de camino buena cocina pero no cumple con el ABC del salmorejo cordobés que tiene que estar "friiiisimo".


En la mesa se presenta casi sin pedir permiso una butifarra catalana amb mojetes (judías blancas o poroto blanco), aquí no hay duda el producto es de importación de bote pero está bueno y da el pego.


A veces cuando quieres hacer una cocina tan de país tienes un peaje muy alto, que los robellones serán de lata y lo que hay allá no lo hay acá, y se tiene que resolver con picaría gourmet. Pero no deja de estar muy, pero que muy acertada esta butifarra catalana. Todo maridado con un Marqués de Cáceres.


Otro día tendremos que probar otros clásicos de la carta: la fabada, la paella, el cocido o el clásico rabo de toro que viene que tendría que deshacerse en la boca, con su sabor intenso y su aroma fruto de horas de cocción, así como su carne gelatinosa, son una delicia. El rabo, años atrás, formaba parte de la cocina de aprovechamiento, pero con el tiempo se ha convertido en una de las partes más exquisitas de la vaca.


De postre lo hacemos al estilo castizo, no damos el salto al dulce sino al salado: queso manchego con unas tiras de jamón ibérico, estando en un restaurante de estilo español "no hay que dar puntadas sin hilo". Servicio correcto pero rápido y educado, no sé cómo será cuando el tendido esté completo y abarrotado, espero que de sol y los de sombra pidan la oreja de chef.


Así que ya saben ni más ni menos que "Pedro el maño", el televisivo de MasterChef regenta este chiringuito que se llama "La Ñ", ideal para hacer una probatina de comida muy española en un chiringuito en la plaza Italia y que no tiene playa.

Commenti


bottom of page