HUMILDAD COCINERO, LA VIDA DA MUCHAS VUELTAS




Ramón Freixa “El que sabe”



OPINION/RF/OPI/SCZgm/17 de noviembre de 2022

Leyendo a Martín Holownia, define la humildad como una característica que consiste en tener conciencia de nuestras virtudes y defectos y obrar de acuerdo a esto. Es lo opuesto a la soberbia y la arrogancia. Y es un valor fundamental para convivir armoniosamente en sociedad.

Para un cocinero, o para otras personas que están en el rubro de la gastronomía la humildad según Holownia se puede resumir en:

PEDIR AYUDA CUANDO LO NECESITAMOS

No podemos hacerlo todo por nosotros mismos. Muchas veces necesitamos de la ayuda, el apoyo o la orientación de otras personas. La humildad también implica reconocer en las otras cualidades de las cuales carecemos.

ACEPTAR LAS PROPIAS LIMITACIONES

La humildad se manifiesta en el autoconocimiento, en saber de qué somos capaces, hasta dónde podemos llegar, y cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. Esta conciencia de sí mismos es una forma de humildad muy importante.

SER MODESTOS ANTE LOS ÉXITOS

No podemos envanecernos con nuestros logros. Ante el éxito, es importante practicar la modestia, no echarle en cara a nadie nuestras conquistas o ser soberbios. La vida está llena de altibajos. A veces estamos arriba, otras veces nos toca ver el panorama desde abajo.

ADMITIR CUANDO NO SABEMOS ALGO

No podemos saberlo todo. A veces nos encontramos en campos o temas que no dominamos, por eso, es importante reconocerlo y pedir a otro que nos explique o nos ayude a entender. En ocasiones, la conciencia de que no sabemos nos lleva, a la larga, a aprender mucho más.

NO TENER MIEDO DE EQUIVOCARNOS

Todos nos podemos equivocar. De hecho, todos nos equivocamos todo el tiempo. Los errores son maestros en la vida, nos enseñan importantes lecciones y nos ayudan a ser mejores.

ESTAR SIEMPRE ABIERTOS A APRENDER

Las ganas permanentes de aprender hablan muy bien de nosotros. No lo podemos saber todo, por eso a veces necesitamos leer, consultar o preguntar para enterarnos e informarnos de algunas cosas.

SABER GANAR (Y PERDER)

No siempre se gana, pero tampoco se pierde siempre. Hay que practicar el equilibrio y la modestia. Los éxitos traen alegrías, pero no tienen por qué traducirse en arrogancia. Y las derrotas a veces puedan resultar frustrantes, pero no por ello debemos dejarnos llevar por la rabia. Ambas situaciones nos enseñan el valor de la humildad: respetar al adversario y valorar nuestro esfuerzo y el del otro.

RECONOCER EL VALOR DE LOS DEMÁS

Las otras personas que hacen parte de nuestras vidas son importantes. A veces nos tienden la mano, a veces nos apoyan o nos orientan, y, a veces también, necesitan de nosotros. Reconocer su valor es una práctica fundamental en la humildad.

COMPARTIR EL CRÉDITO

A veces tenemos ocasión de llevarnos el crédito por un trabajo en el que participamos junto con otras personas. Sin embargo, es importante compartir el crédito con aquellos que también lo merecen. No solo por respeto, también es una forma de valorar las contribuciones y el valor de los demás.

SER AGRADECIDOS

Podemos estar agradecidos de muchas cosas: la vida, el plato de comida que tenemos al frente, las personas que nos rodean. Visto desde cierta perspectiva, cada cosa que tenemos o que nos pasa es un regalo. Practicar la gratitud constantemente nos brida conciencia de ello.

ESTAR DISPUESTOS A CEDER

Cuando alguien tiene razón sobre algo, es importante que cedamos. No siempre vamos a estar en lo cierto, así que es importante que sepamos reconocer el momento en que lo más sensato es darle la razón al otro.

SABER ESCUCHAR

Es importante que siempre estemos dispuestos a escuchar a los demás, sus deseos, necesidades o aspiraciones. No solo porque esta es una forma de conocer más profundamente a las personas, sino porque nos permite a nosotros mismos aprender. El otro siempre tiene cosas válidas que aportar, por eso debemos respetarlo y escucharlo.

PEDIR DISCULPAS CUANDO SEA NECESARIO

A veces podemos equivocarnos u obrar mal, y, con ello, afectar a las personas de nuestro entorno. Ser humilde, por lo tanto, también supone saber pedir disculpas, pues no somos perfectos y podemos, de vez en cuando, hacer algo mal.

NO SIGNIFICA SER SERVILES

La humildad, sin embargo, no significa ser serviles, ni humillarnos ni arrodillarnos a la voluntad de los otros. Así, pues, la humildad no excluye la propia dignidad.

En definitiva, la humildad te hace más feliz pues es el conocimiento de las limitaciones y debilidades y obrar de acuerdo con ese conocimiento.


Esto significa que tenemos que saber «qué» es aquello que tenemos que mejorar. Eso sobre lo que tenemos que incidir para crecer y aprender. Como el humus a la tierra, la humildad nos proporciona a las personas la oportunidad de crecer y mejorar. De convertirnos en algo más grande. Pero, conocer nuestras limitaciones no está reñido con saber nuestras fortalezas. Una cosa no excluye la otra. Simplemente se complementan.

Puedes saber que tienes que mejorar en algo y rodearte de los mejores para aprenderlo, trabajarlo y dedicar tiempo para conseguirlo. Y, también, puedes saber que eres bueno en otra cosa. Esto te hará más completo, te ayudará a sentirte más seguro y reforzará tu autoestima.


Un ejemplo de esta humildad, es el Chef José Andrés este asturiano catalán que fue el primero en introducir las tapas en Estados Unidos, y siendo uno de las grandes entre los grandes que ha conquistado las metas más altas de la gastronomía ha sabido entregarse a los mas necesitados siendo nominado al premio Nobel de la Paz por su compromiso con los afectados por los desastres naturales. Y pertenece a una lista donde están las cien personas más influyentes del mundo según la revista Time. La publicación estadounidense lo define como «un icono culinario, conocido por su labor innovadora y refinada.​