EL CHEF MURPHY Y SUS LEYES

Gastro Test/INF/SCZgm/30 de septiembre 2022


Dice la primera ley de Murphy que si algo puede ir mal, irá mal, algo de lo que no creo que nadie dude a estas alturas: en estos últimos años lo hemos podido. La segunda dicta que la tostada siempre se cae por el lado donde está la mantequilla.

No hacen falta más pistas para darse cuenta de que el Chef Murphy ronda por la cocina, y que esparramar una deliciosa tostada no es, ni de lejos, lo peor que te puede pasar cuando la fatalidad te acecha entre fogones. Instrumentos de cocina inaccesibles o que te lo ponen difícil, ingredientes que faltan o sobran, electrodomésticos que no cooperan y cosas que caducan mientras maquinas cómo darles el bombo que merecen.

Por eso en SCZgm hemos hecho este gastro Test para ver si es verdad que se cumplen las leyes de Murphy en la cocina …. El resultado es un rotundo SI!!!

TE CORTARÁS

¿Estás pelando y picando ajo para preparar pollo salteado y alegremente aderezado con perejil y limón? Lo sentimos, pero las posibilidades de que te hagas una herida en el proceso se acaban de multiplicar exponencialmente. ¿Tienes que remover con las manos -bien limpias, siempre- vigorosamente la ensalada con vinagreta de Jerez cuya receta estás buscando en un libro? Sus hojas acaban de hacer una evolución Pokémon y han pasado de ser papel satinado a terroríficas cuchillas de afeitar. ¿Esas gambas son para un aguachile y vas a exprimir limas? Pues lo que solían ser bigotes, ahora son las garras de adamantium de Lobezno.


LA FUENTE QUE BUSCAS NUNCA ESTÁ

Las ensaladeras y fuentes se organizan para colocarse de tal forma que la que quiere usar está siempre, siempre, siempre abajo del todo, sepultada por las demás. Son muy listas: las más pesadas siempre se ponen arriba para que me cueste más sacar del armario la que necesito. Y cuando busco una con cierta urgencia porque lo que está en el fuego no puede esperar más, parece que se multiplicaran para hacer la tarea más dificultosa.


Y EL CUCHILLO QUE NECESITAS, EN EL LAVAVAJILLAS

Siempre que necesitas el cuchillo que precisamente está en el lavavajillas (en marcha, y no tiene programa corto)”. Esta ley de Murphy se neutraliza fácilmente con un Real Decreto Ley de Ottolenghi -el único rey al que rendimos tributo por aquí, junto a Dolors Canal, de Can Colom- que diga que “los cuchillos de cocina siempre deberán lavarse a mano”, y drama solucionado.


SI LA RECETA QUE DOMINAS A LA PERFECCIÓN SALE MAL

La noche que invitas a cenar a casa a un amigo cocinero es el mismo que se te quema el pollo al horno, y aplica igual para la primera vez que cocinas para tus futuros suegros -risitas aseguradas de por vida- o por fin vienen a comer esos amigos a los que todo el mundo les ha contado lo bien que te sale este o aquel guiso, si les han generado muchas expectativas, puedes llegar a quemar hasta un ceviche.


CUANDO UN PLATO NO QUIERE, NO QUIERE

Todos conocemos a verdaderos virtuosos de los fogones incapaces de montar una mayonesa o cocinar una tortilla que no parezcan unos huevos revueltos, aunque por otro lado desfilen por su cocina mousses que desafían la ley de la gravedad, veloutés en las que te untarías gustosamente el cuerpo y filetes que le dan sentido a la expresión “al punto”.

Nos comenta un Chef que tuvo que preparar cuatro panes. Tres salieron bien pero el cuarto fue un desastre. Lo repetirías varias veces y ninguno de los cuatro intentos salió algo distinto a una torta sobre la que se podría haber sentado un paquidermo


SIEMPRE SE TE OCURRE UNA IDEA PARA MEJORAR UNA RECETA JUSTO MIENTRAS TE LA ESTÁS COMIENDO

Y es muy posible que la siguiente vez que la prepares se te vuelva a olvidar… hasta que la vuelvas a tener en el plato. La frustración será tu compañera en este viaje; a no ser que empieces a tatuarte cosas como “poner un toque de miel en el pollo a la cerveza” o “añadir miso a la mayonesa del salmón” por el cuerpo, como el protagonista de Memento.


UN DESPISTE DE UN SEGUNDO TIENE DRAMÁTICAS CONSECUENCIAS

En cuanto dejas de mirar el cazo, el agua o la leche hierven, desbordan y se pone todo perdido, En los últimos minutos de cocinar algo siempre hay alguien que te llama al teléfono o a la puerta o yo qué sé y acabo quemando lo que esté cocinando, son los Enanitos de la Quemación. Las recetas quemadas ya son un clásico, seguramente por eso el botón de autoapagado de la vitrocerámica se ha convertido en su mejor aliado.


SI HAS PENSADO QUE ALGO SE VA A ROMPER, SE ROMPERÁ

Si quieres sentirte Anakin Skywalker durante un rato, y creer a pies juntillas que “tu aliada es la fuerza, y una poderosa aliada es”, como diría el antaño conocido como Maestro Yoda -ahora llamado “ayyyy, Baby Yoooda, qué moooono”-, solo tienes que dejar la copa de vino que te estás tomando mientras cocinas sobre el mármol, a la distancia que sea, y pensar “esto se va a caer”. En los siguientes minutos -y de manera completamente inexplicable- el codo que antes tenías a más de un metro y medio, una cuchara de madera desafortunada con vida propia o un gamusino pertinaz habrán hecho de las suyas y la copa estará tumbada, el vino esparramado y, si tienes un poco de mala suerte extra, los trozos de cristal incrustados en el delicado y caro rodaballo salvaje que estabas fileteando.