LAS MIL CARAS DE RFG



"EL QUE SABE" - Ramón Freixa Gourmet



OPINIÓN/ OPI/ SCZgm/ 27 Mayo 2022

La verdad es que me estoy echando a la pileta sin agua, al firmar esta exclusiva de mis columnas de opinión gastronómica con SCZ Gourmet Magazine, Cuando Caro, la jefa de la agencia de Asesores de “ORGANICA” (OA), me presentó este proyecto me entró un escalofrío morrocotudo, pues era precisamente lo que en toda la vida había soñado desde que estoy realizando información y opinión gastronómica en Santa Cruz.


Mis mil caras de periodista, crítico, guisandero, “event planer”, escritor, diseñador, dircom, creativo, operador, catador, …. gastronómico, se fundieron en una y ¡Carajo esto es lo que a mí me hubiera gustado parir!


He pasado montón de medios, de prensa, radio, televisión y ahora medios digitales y ahí he estado intentando transmitir la esencia del arte culinario. En este tortuoso camino he tenido, gracias a Dios, la gran suerte de poder hacer un poco de todo y lo más importante, descubrir y conocer y descubrir a las personas más maravillosas, sorprendentes, únicas, emprendedoras y nobles que he conocido en estos últimos años; hombres y mujeres de una sola pieza, que los he bautizado como “Héroes”.


Héroes de la sociedad, cuyo trabajo, nunca podré hacer, con una sabiduría que nunca podre tener, personas pacientes y con un sano egocentrismo de artista, y sobre todo trabajadores de sol a sol y que a pesar de sufrir en carne propia todas las tormentas, borrascas e inclemencias, la mayoría salen a flote y arriesgan su vida y su familia una y otra vez para ofrecer a la sociedad uno de los grandes placeres de la vida: La GASTRONOMÍA.


Para mis los cocineros, chef, meseros, bodegueros, maîtres, empresarios, someliers, restauradores, celadores, almacenistas, trabajadores… del entorno de la alimentación e industrias auxiliares son unos verdaderos héroes.


Por eso cuando escribo a partir de hoy en SCZ Gourmet magazine sobre ellos y sus proyectos, les rindo pleitesía. Y si de vez en cuando tienen un mal día y les pueda soltar un reproche, no es una amonestación sino un simple “calentón”, un dardo de cariño ya que todos somos hombres y podemos equivocarnos, y este pequeño fracaso o advertencia es el gran éxito pues desde él y con humildad el nimio error se convierte es oro puro que se queda en el corazón para seguir mejorando. Gracias