COCINAR UN ACTO DE AMOR

TENDENCIAS/SCZgm/INF/7 de septiembre 2022

“Cocinar es un acto de amor” esta es la impronta que le dejó a Shane, el famoso Chef Italiano creador de la Francescana, Massimo Bottura en el último día de la pasantía de este joven Chef cruceño. Shane ha estado en la Francescana varios meses aprendiendo y cocinando de Bottura y para Bottura, con calificación de excelencia, ahora antes de volver a Santa Cruz le quedan algunos pasos por Francia y España, y con toda esta sabiduría gastronómica en las maletas le esperamos como agua

de mayo en Santa Cruz para poder probar en su Irish Pub

estas delicadezas gourmet.

Son varios los jóvenes Chef cruceños hijos de establecimientos gastronómicos que han cruzado el Charco o han ido para formarse a otros países y el resultado es increíble, esto ya se esta notando en nuestra ciudad donde los restaurantes no tienen nada que envidiar a los de otros países de Sudamérica o de la misma Europa.



Pero es fácil decir que tal o cual joven chef cruceño…. Ha estado…. Ha cocinado con…. Ha ganado tal premio … es importante decirlo y contarlo, pues si vos no decís quien sos los demás dirán lo que no sos. Pero lo importante es conocer con quién no el que y si se conoce la persona, al maestro se sabe que huella deja en el aprendiz.



En esta nota podría seguir relatando las virtudes y los aprendizajes de Shane pero prefiero descubrirles quien ha estado en estos meses detrás de Shane en la Osteria Francescana que abrió en 1995 con el objetivo de yuxtaponer tradición culinaria y la innovación con el arte y diseño contemporáneo.

Bottura desarrolló un interés por la cocina desde muy joven después de ver a su madre, abuela y tía en la cocina preparando comidas familiares., su primer trabajo fue con Lidia Cristoni de la mano del chef Georges Coigny, luego da el salto a Monte Carlo para trabajar en Le Louis XV de la mano del afamado chef Alain Ducasse, abre la Trattoria del Campazzo, su primer restaurante y 2020 ganó premio Webby Special Achievement Award., que le catapulta a la idea de Osteria Francescana con 3 estrellas Michelin, y clasificado en el top 5 en The World's 50 Best Restaurants Awards en 2016 recibió el galardón al mejor restaurante del mundo en la misma lista, bajando a la 2da posición para el año 2017. Tras una renovación de platillos, volvió a la clasificación No. 1 Si quiere saber más de Bottura y de la Osteria Francescana le recomendamos la serie de Netflix "Chef's Table".

Bottura es un chef altruista y prueba de ello es la fundación cultural Food for Soul.​ Donde firmó junto con otros chefs, arquitectos, premios Nobel de Economía y líderes de organizaciones internacionales el llamamiento a favor de la economía púrpura («Por un renacimiento cultural de la economía»).

Si bien la nueva carta nos la relatarà Shane me gustaría introducirles a este establecimiento que es uno de los mejores del mundo. Eso si si quieres ir a pegarte un homenaje (pero de los buenos eh¡) cuando viaje a Italia no deje de ir al restaurante de Massimo Bottura en Módena con la cartera llena. Tiene dos menùs degustación: Festina Lente, un menú que consta de diez platos y su precio asciende a 250 euros. Si queremos maridaje de vino, habrá que añadirle a la cuenta 140 euros más por comensal. Como segunda opción, también podremos elegir el menú Tutto, de doce platos por 270 euros (maridaje extra 180 euros)

Pedir a la carta también es posible. Comenzamos con unos entrantes para abrir boca: Insalata di mare (70€), Cinque stagionature del Parmigiano Reggiano in diverse consistenze e temperature (70€) o Culatello di Zibello Antiche Razze 42 mesi di stagionatura accompagnato da mostarda di mele Campanine (70 euros)

Como primeros platos vamos a tirar de pasta, que seguro que Massimo no defrauda. Spaghetto cotto in fondo di crostacei con battuto di gamberi rossi e verdure (70€), Ravioli di porri, foie gras e tartufi (70€) o Tortellini del dito mignolo in brodo di cappone (60€). Si todavía nos queda hueco, podemos optar también por un segundo plato como Un’interpretazione del filetto alla Rossini con foie gras e caviale (120€), Maialino da latte, giardiniera di verdure e salsa rifinita all’Aceto Balsamico Tradizionale di Modena Villa Manodori (90€) o Bue servito con misticanza di erbe aromatiche e verdure in aceto, crema di patate e salsa al vino rosso (90€).

Y para rematar algo dulce que varían cada noche postre. Vale la pena y al final "Mangiare per vivere e non vivere per mangiare".