ME GUSTO HATTORI…. LASTIMA QUE:



En el barrio de Sirarí, me gusto el escondido restaurante Nikei HATTORI, buena cocina y servicio, lastima que el ambiente sonoro no era el más apropiado con un “tecno house” de los 90 de aquel que ponían cuando terminaba el boliche para echar al personal del local.



En la foto se ve el parlante entre los dos livings claros, en el suelo que nos martirizo y que amargo la experiencia gastronómica de un buen chef y de un mejor personal …. Creo que el clímax sonoro, acústico y musical es importantísimo para un restaurante donde los empresarios vamos normalmente a charlar y no de bolicheo. Gracias por esta nueva sección


Jose Sitges M.