top of page

EN “MELO” DE TODO MENOS GURUMELO

12/02/2024 DÓNDE IR en BUENOS AIRES


En Buenos Aires hay miles de restaurantes, bodegones y todo tipo de establecimientos gastronómicos. En SCZgm nos gusta encontrar los establecimientos que son lo más equilibrados posibles, que la “dolorosa” a la hora de pagar no sea un puñal de siete hojas. Que la comida sea exquisita sin ser “gourmet-cool”. Las cantidades sean normales y no para pajaritos. Buen servicio, limpieza, y sin que se vayan a lo “in”, tenga un simple toque tradicional. Ahí hemos encontrado MELO en el corazón de Recoleta desde hace 30 años.


Una propuesta gastronómica muy variada, desde pastas hasta carnes, pescados y mariscos. Todo de excelente calidad y muy buena presentación. Pedimos merluza a la piamontesa y ojo de bife con papas al natural con pimentón y aceite de oliva. ¡La atención es muy buena! Un lugar muy solícito, cordial y con excelente calidad de servicio. Es importante reservar para el almuerzo o la cena. Muy buena carta de vinos. La relación precio calidad resulta razonable de acuerdo al servicio. Servicios impecables. El ambiente muy cálido.


Hay días con mucha gente, signo de calidad. Ideal para venir en pareja, en grupo o familia.


Nosotros nos lanzamos por un clásico de la casa que cautiva a todos los paladares: el Risotto Tierra y Mar, Risotto de arroz con azafrán, cebolla, anillos de calamar, langostinos, pechuga de pollo. Probamos el risotto tierra y mar, espectacular, cremoso y abundante. Realmente interesante, aunque me hubiera gustado más melosito.


Espectacular, nunca lo había probado, el Filete de Brótola. Es un pescado atlántico sin espinas que tiene un parecido a la merluza. El color de su filete es blanco, tirando a rosado claro hacia el centro. Su carne es delicada, sabrosa y puede prepararse de varias maneras. A la plancha con aceite de oliva (conviene empanizarla con pan rallado o harina, para evitar que se deshaga el filete), al horno entera, hervida con un baño de ajada por encima (ajo dorado en aceite de oliva con pimentón, dulce o picante). También es rica frita en miniaturas. En MELO comimos con un simple y riquísimo puré de papas.


La brótola es baja en grasas, aporta grandes cantidades de proteínas, alta en fósforo y potasio. Cada 100 g comestibles tiene; Calorías: 80 kcal Carbohidratos: 1,5 g. Proteínas: 17 g Grasas: 0,8 g Sodio: 90 mg Calcio: 25 mg Hierro: 2 mg Fósforo: 180 mg Potasio: 280 mg. O sea que este pescadito es un verdadero complejo vitamínico natural, y no hay que comprarlo en Farmacorp.



Le atacamos a un vino de variedad de Nieto Senetiner, café y mi acompañante pidió un postre de dulce de leche, no olvidarse que MELO es porteño.


Me impresiona por la gran relación precio-calidad.



El buen servicio, que como ya dije en su día, es común en Argentina, y los platos además de relativamente económicos son de cierta abundancia sin llegar al rebosar cochabambino. Una cosa bien.


Treinta años de experiencia en un restaurante como este es signo de buen hacer, calidad y fidelidad de la cocina con el cliente, y del cliente con la cocina. En MELO de todo menos Gurumelo.

bottom of page