HATTORI TODO UN DESCUBRIMIENTO


DONDE IR / INF / SCZgm / 6 Julio 2022


Antes, en y después de la tormenta de la pandemia, desgraciadamente muchos restaurantes de Santa Cruz, se fueron a tomar vientos, entre ellos uno que prometía mucho que venia de allende de los Andes en tierra perrucha llamado HANZO.

Con personal que estaba allí, una nueva idea nació; HATTORI un lindo espacio con una oferta de calidad en Cocina Nikei de fusión Peruano Japonesa, y además una amplia oferta de Delivery Sushi


“HATTORI Fusión Santa Cruz” en el Barrio Sararí, Calle Los Lirios # 86. Ha sido todo un descubrimiento, nos ha gustado bastante dentro del estilo de la fusión Nikei peruano-japonesa, si bien quien escribe esta crónica no tenía un estomago muy católico y solo probamos un pulpo y unos “Roma maki” con su “prosciutto” de sombrero.


Buen producto, buenas manos culinarias e innovación, buena presentación y mejor sabor. Así podríamos definir lo que los críticos de SCZgm pudieron probar en esta cena frugal de sábado. Todo ello maridado con un Cruce del Zorro Tannat

Si nuestros interiores hubieran estado más feroces que el zorro, le hubiéramos hincado a uno de platos calientes que nos llamó la atención, lo que se denomina en este restaurante, “Trilogía Nike”

Donde tres iconos de esta gastronomía peruana, se reúnen en un solo plato, para aportar un estallido de sabores y texturas en tus pituitarias además de los aromas del pacifico. Esta trilogía, està desde el punto de vista gourmet, muy bien armada por el Chef peruano Percy América que comanda la cocina del proyecto Hattori.


La trilogía se compone de un dúplex marino con una Chaufa de Calamares el Ceviche de textura cremosa y un guiño de campo con Lomo Saltado a la Huancaína. ¡Parece una muy buena propuesta, que queda anotada en nuestra “moleskine” para la próxima!


En la carta donde se incluye todo tipo de platos Nikei de fusión peruano japonesa, un menú especial para niños, además con una buena oferta en vinos, licores, espumantes y digestivos para hacer agradable la velada, siempre y cuando la música nos deje. Un muy buen sitio para ir y disfrutar de una gastronomía de altura.