top of page

DIETA MEDITERRANEA. BENEFICIOS

TENDENCIAS/INF/SCZgm/31-03-23


El consumo de una dieta tradicional de tipo mediterráneo -rica en alimentos como el pescado, frutos de mar, marisco, la fruta y los frutos secos- se asocia con un menor riesgo de demencia, según informa un estudio publicado en la revista 'BMC Medicine'.




Los individuos con una mayor adherencia a una dieta mediterránea tenían hasta un 23% menos de riesgo de demencia en comparación con los que tenían una menor adherencia a una dieta mediterránea.



MACROESTUDIO


La dieta mediterránea se vincula a hasta un 23% menos de riesgo de demencia. La dieta puede ser un importante factor de riesgo modificable de demencia que podría utilizarse para prevenir la enfermedad y reducir el riesgo, pero los estudios anteriores sobre el impacto de la dieta mediterránea se han limitado a muestras

pequeñas y a un número reducido de

casos de demencia.


Oliver Shannon y sus colegas de la Universidad de Newcastle analizaron los datos de 60.298 individuos del Biobanco del Reino Unido que habían completado una evaluación dietética. Puntuaron a los individuos utilizando dos medidas de adherencia a la dieta mediterránea.




El aceite de oliva y la fruta, dos pilares fundamentales en la dieta mediterránea. Durante el seguimiento medio de 9,1 años se produjeron 882 casos de demencia. Los autores también tuvieron en cuenta el riesgo genético de demencia de cada individuo, calculando su riesgo poligénico, una medida de todos los genes diferentes que están relacionados con el riesgo de demencia.


Descubrieron que los participantes con la mayor adherencia a la dieta mediterránea tenían un 23% menos de riesgo de desarrollar demencia en comparación con los que tenían la puntuación más baja de adherencia, lo que equivale a una reducción absoluta del riesgo del 0,55%.


DEMENCIA

Los estudios anteriores sobre el impacto de la dieta se han limitado a muestras pequeñas No hubo una interacción significativa entre el riesgo poligénico de demencia y la adherencia a la dieta mediterránea, lo que, según los autores, podría indicar que la asociación entre una mayor adherencia a la dieta mediterránea y un menor riesgo de demencia se mantiene, independientemente del riesgo genético individual de demencia.


Este hallazgo no fue consistente en todos los análisis de sensibilidad y los autores proponen que se necesita más investigación para evaluar la interacción entre la dieta y la genética en el riesgo de demencia, según señalan.

FUENTE: COMER LV









bottom of page