CON ALTURA Y SOLTURA

DONDE IR/INF/SCZgm/2 de Agosto 2022


EL reloj se le paro a Hermógenes, en su cabeza no entraba que en lo más recóndito de Bolivia podrías encontrar cosas muy buenas, con estilo y gente cumplidora.

Hermógenes Pérez fue un político y periodista. Ejerció como ministro de Chile y como diputado de la República entre 1888 y 1891. Y no se sabe por què tiene una calle en Samaipata.



Decía que “nunca fue posible entenderse con Bolivia. Los bolivianos son difíciles y ni siquiera pueden entenderse entre ellos mismos. Por eso derrocan gobiernos a cada rato. Poco se obtiene con firmar tratados con ellos porque, o no los cumplen”




Pues mira por donde ahí ha ida a parar el RESTAURANCITO CASA PATIO de Manuel y Nicole a la calle de Samaipata de este prócer chileno que tenía a los bolivianos atragantados. Será por eso que el nuevo RESTAURANCITO ha caído en gracia en esta calle donde la política, la gastronomía, el buen gusto y la amabilidad de los anfitriones hace que todo aquel que entre en plan Hermógenes salga con otros genes.


No era de esperar menos, pero en altura y con soltura, en CASA PATIO se como pero que muy bien. Damos fe después de nuestra incursión de un fin de semana donde además de bodegas vinos fuertes y paisajes la nueva excusa turística es este restaurante.

Desde un exquisito solomillo de res vuelta y vuelta, a la inglesa, con verduras salteadas, a un mar y tierra mediterráneo, huevos estrellados con langostinos, Paellas, Picante de langostino inspirado en el picante rojo Chuquisaqueño, Arroz rojo con chorizo de Cantimpalo, cazuela marinera, la cazuela de rio con surubí. Arroz meloso verde te quiero verde con langostinos. Gambas a la plancha sobre salteado de verduras de temporada. Arroz al curry con gambas. Garbanzos con langostinos o chorizo…. Y variadas pizzas, hacen del Restaurancito un festín

Un estilo afable y singular de alto nivel preponderando la cocina de proximidad de montaña y aprovechando el ensamble de este valle con la cultura del vino y con una excelente huerta genuina.

Un lugar donde hay que ir, disfrutar, apreciar pues va ha dar mucho que hablar.