top of page

ALGO MÁS QUE “LA GLORIA” (MDZ)

08/02/2024 DÓNDE IR


La gloria es un concepto, como diría Laporta, presidente del Barcelona, “algo más que un club”, es decir, “algo más que un restaurante”. Desde el punto de vista de este crítico gastronómico que les escribe, define este restaurante como “La Gloria: algo más que un restaurante, un cielo gourmet”.




En una de las callejas cubiertas de árboles plataneros de la Chacras de Coria (Mendoza) se encuentran dos caserones antiguos uno frente al otro, donde un cartelón entrando al parqueo te anuncia que ya estás llegando a La Gloria, cuyo lema es “Soñar, vivir y gozar”.


El primer impacto es el diseño, branding, estilo, diseño de este emprendimiento. En nuestros correteos gastronómicos hemos estado en muchos sitios, pero muy pocos nos han sorprendido tan gratamente como este local de la provincia de Mendoza.


Concepto Cantina, que más que una cantina es un “glorioso restaurante, el Mercado entre un rincón de cielo para picar quesos, embutidos y otras fruslerías, y en la tienda puedes llevar envasados al salir productos del campo mendocino, obviamente en la vinatería vino de terroir mendocino.




El aspecto de La Gloria es como estar, nunca mejor dicho, en el cielo. Te llama muchísimo la atención el branding y la decoración Belle Époque, de fondos blancos y decimonónicos diseños, gráficas, muebles y detalles en azul, al estilo de La Cartuja de Sevilla.



Desde los unicornios de la entrada, hasta las sillas, las mesas, los platos, los tapetes de papel de mantel, las servilletas, las bolsitas de azúcar… a los blusones diseñados para los mozos del restaurante que asemejan a baberos escolares de los escolapios de los 50, jugando con la moda de Ágatha Ruiz de la Prada. Todo un sobresaliente atrevimiento de una puesta en escena muy “cool”.


Pero no entremos en esta sección de branding, de la decoración, el diseño y el estilo de vida, pues nos llevaría a escribir un libro, lo resumo simplemente en una palabra: “Genial”.


Nosotros nos metimos en la cantina donde la carta nos describe con minuciosidad las Entradas: Croquetas de mar, Mayonesa densa de langostinos, Rabanitos, Provoleta, tomate asado, mortadela itálica del mercado, tostadas de focaccia, Carpaccio de filet, Membrillo, Batatas pay, Caviar de mostaza, Boquerones del Atlántico, Pimientos crujientes, Topinambur, Sorrentinos fritos de osobuco, Reducción de malbec, Gloriosa César, Pollo asado, Tocino crujante del mercado, Ensalada vegana con onda.


Luego los segundos que allí se titulan Principales con Honor: Milanesa gratinada, Bechamel, Parmesano, Mermelada de ají y tomates, Papas noisette, Pimentón ahumado, Risotto de la costa, Calamares del sur, Lactonesa tártara, Ojo de bife angus, Zapallo inglés en 3 texturas Fondo profundo de carne en la mesa, Pesca del día al modo Birmingham, emulsión de pimiento amarillo, ensalada acevichada, Ñoquis a mano de espinaca fresca, Tomates secos, Hongos, Sutil queso azul, Cordero Oriental, Cous Cous, Pasas, Menta, Aceitunas asiáticas, Ravioles de verduras asadas y queso de cabra, Nuestra salsa arrabiata, Quesito rico, Pastel de choclo: Homenaje a Chile, Pebre con aire de mandarina, Gloriosa Ensalada César.


Llegamos al postre y como reza la carta Dulce Eres Tú: Vigilante con onda, Membrillo ahumado, Crema de quesos del mercado, Oblea, Cítricos, Mousse de chocolate semiamargo, Frutos rojos, Galleta de algarroba, Tiramisú de Mantecol, Crema espesa de café con toquecito de whiskey, Flan nuestro de dulce de leche, Las texturas del coco, Pavlova recargada, Curd de mandarina, Sabayón de naranja, Cítricos.


Después de un buen ágape, lo que se viene, si la comida ha estado gloriosa, y doy fe que ha estado gloriosa, lo propio es un buen café y un bajativo.


En este establecimiento este tema está cuidado al detalle, pues lo que se quiere es La Gloria eterna. Los productos marcan un punto y final que no es tal, pues te rememora la eternidad con el café y en nuestro caso un pisco de moscato de la tierra.




En cafés excelentemente preparados tenemos los tradicionales Ristrettos, Espresso Cortado, Americano, Café Latte, Late Hulk Flat White, Capuccino, Latte frío Chocolate, Infusiones de menta-limón, Selección de tés con leche de almendra y especialidades gloriosas como el Americano on the rocks, Iced Coffee, Espresso doble y helado de vainilla, Espresso Tonic.




Y si uno no tiene prisa, y a La Gloria hay que ir sin prisas, puede curiosear, para solicitar un trago o bajativo de todo tipo de coctelería, donde nos sorprenden entre otras cosas con bebidas como la sección denominada "La Sociedad de los Poetas", donde te ofrecen: Juarroz Vaso, Vermut de la casa, Tónica, Rodajas de pomelo, Julio Florencio Vaso, Vermut de alcachofas, Schweppes pomelo, Rodajas de pomelo, Armando Tejada Vaso, Vino de Estación, Elegí Malbec, Rosado o Torrontés, Almíbar de hierbas, o una Fiesta de frutas de estación.


Personalmente, pedí un Salmorejo de entrada y mi acompañante una tortilla de papas. El salmorejo, soberbio con huevo poché y tropezones de jamón, estaba exquisito, si bien desde mi humilde punto de vista, podría haberse servido mucho más frío. Luego opté por los ñoquis hechos a mano de espinaca fresca, tomates secos y hongos con una salsa entre sabores del bosque y una salsa parecida a la salsa bearnesa, no tan espesa. También, por otro lado, solicitamos, ya que estamos en Argentina, un ojo de bife término inglés, blando y graso como mandan los cánones.


La idea de este soberbio emprendimiento gastronómico ha sido creada por José Bahamonde y Federico Ziegler, dos amigos que viajaron por todo el planeta probando sabores y acarreando distintas culturas. Como se aprecia a distancia, son unos locos del diseño atrevido y de la cocina con muchos toques mediterráneos, muy pensada, equilibrada y que varía su carta por temporada.


En resumen, para mí, uno de los sitios más recomendables que he conocido en mis tropelías gastronómicas; no tiene un precio por las nubes, buen yantar a medida, café y copa para terminar y de esta manera, respirar en la gloria; en este caso, no la eterna, que ésta se llama cielo, pero sí que bien se está cuando se está bien y en La Gloria de Chacra se come bien y se está bien.

bottom of page